A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Psiquiatra y poeta

Gonzalo González Murillo

Foto aparecida en la Revista Dominical de La Nación, 25 de agosto de 1996. 

 

Dr. Gonzalo González Murillo [1910-2005]. In Memoriam.

 El pasado 24 de noviembre de 2014 se cumplieron 104 años del nacimiento de mi tío, el Dr. Gonzalo González Murillo y es una buena oportunidad para recordarlo.

El Dr. González Murillo nació en Atenas, Alajuela, donde hizo sus estudios primarios. Los secundarios los realizó en el Instituto de Alajuela. Viajó a Europa a cursar estudios superiores y  se graduó como médico cirujano en la Universidad de Barcelona, con posgrado en Neurología y Psiquiatría en el Instituto Neurológico Municipal de esa ciudad, dirigido por el Profesor Emilio Mira y López. Habiéndose recibido en 1938, subrayaba que era “médico de la República y no de la dictadura”,  ya que posteriormente, en 1940, el régimen franquista lo obligó -como a todos sus condiscípulos- a presentar de nuevo sus exámenes, desconociendo los realizados en el período republicano, por lo que sus títulos fueron emitidos ya durante el gobierno de Franco.

Recién llegado al país, ocupó la plaza de “jefe de servicio” en el Hospital Nacional Psiquiátrico Chapuí, en el que trabajó por más de tres décadas y del cual fue director de 1960 a 1967. La biblioteca de ese centro médico lleva su nombre.

Fue él quien inició la Electroencefalografía en Costa Rica. Se encargó del departamento respectivo en el Hospital Psiquiátrico de 1949 a 1965.

Primer director de la cátedra de Psiquiatría de la Escuela de Medicina, la tuvo a su cargo desde su fundación en 1962. Amó la docencia y centraba su método en despertar cada día el asombro y el entusiasmo del alumnado.

Fue Presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos y de la Unión Médica Nacional.

Se definía como un médico “que ve al enfermo en todo su paisaje; a él y al mundo que lo rodea, que es único, distinto al de todos los otros seres”. “El ser humano enfermo sufre en su totalidad y no solo en el órgano dañado”, subrayaba al expresar sus temores por la masificación de la atención médica, en la que el enfermo cada vez más se convierte en una cifra.

Hombre de gran inteligencia y cultura, con exquisita sensibilidad, además de decenas de artículos científicos, publicó su poesía bajo los títulos “Cantos” [Trejos Hnos., 1976], “Búsqueda” [EDUCA, 1991] y “Antología poética” [Editorial Mesén, 1998]. En este último detalla el método utilizado en lograr lo que él denominó “vivencia cósmica expansiva trascendente”, para lo que recomienda allí, según su experiencia, realizar ciertos ejercicios mientras se escucha el Concierto “L’Amoroso” de Vivaldi; los conciertos para violín de Bach; la Sinfonía Fantástica de Berlioz y los coros gregorianos de los monjes de Santo Domingo de Siles, entre otros.

También escribió un relato autobiográfico, “Don Pedro. Relato biográfico en espejo” [en 1996, a sus 86 años].

Leave a Reply